TraVeling: Curtidores

Curtidores

Es el barrio de los curtidores en Marrakech.

Lo visité hace un par de meses.  Por la tarde,  cuando su olor es menos intenso.  Estaba anocheciendo. El  taxi me dejó en la puerta.  Me esperaba un chico con un ramillete de menta.  Me dijo que no me lo despegara de la nariz durante la visita.

Había un olor muy fuerte.  Por todas partes.  Mezcla de matadero y estercolero.  No es un lugar apto para escrupulosos.  Sin embargo fue toda una experiencia.  Supongo que pronto estas técnicas  de curtido, desaparecerán.

Ascendimos por la calle central.  Peatones, carros y motos a mil por hora. Con cuidado,  para no ser arrollada por una de ellas y para no caerme. Parece que al suelo le hubieran dado aceite.  Cómo resbalaba.

En chico me dijo que tienen dos zonas para curtir. Una de árabes y otra de bereberes.  Los primeros de ganado pequeño: cabra y oveja.  Los segundos de grande: vaca y camello.  Ambas muy similares.

Tanques de piedra excavados.  Unos conteniendo cal viva para separar el pelo de la piel.  Otros con mezcla de orina y caca de paloma,  para ablandarlas. Y otros con pigmentos naturales para su coloración.  Fue muy interesente. Cultura y tradición.

Pero me sentí muy triste.  Estaba rodeada de muertos.  Era un colosal cementerio de animales.

 

6 comentarios sobre “TraVeling: Curtidores”

  1. Se refleja esa tristeza , una especie de abandono no sé sabe bien si de las costumbres de un pasado , si de las pieles , del hastío del día … todo cae

    Bello el detalle de la menta, un aire fresco por contraste

    Muy interesante su historia

    1. Muchas gracias Ruth por tu participación y tu magnífico comentario. Espero que me acompañes y me ayudes en este nuevo e ilusionante proyecto. Hasta pronto. Cristina.

  2. Muchísimas gracias por tu participación y comentario. Fue toda una experiencia. Espero que me acompañes y me ayudes en este nuevo proyecto. Hasta pronto.

  3. ¡Qué hermosa fotografía! Casi podemos sentir el olor de los pigmentos y tinturas entre las pieles curtidas.
    Bonita reflexión sobre un oficio artesano tan antiguo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *