Madrid en primavera

11142291_686742881448507_56635683_n

Siempre que puedo la visito.

Aunque no disponga de demasiado tiempo.

Suelo parar en el Meliá Castilla. Bien ubicado. Buenas habitaciones. Buen desayuno. Buenos profesionales, y además admiten perros. Una excepción en los hoteles de Madrid.

Para exprimir el tiempo, me programo. Esta vez tenía una cita inedudible con el Reina Sofía. Podía haber esperado en la larga fila que se forma, para entrar de forma gratuíta, desde las 19:00 a las 21:00 horas. Pero elegí pagar los 8 euros de la entrada general, y así disfrutar a mis anchas.

El edificio, su arquitectura, el claustro, el pequeño jardín, sus ascensores panorámicos (cuatro plantas con vistas a Atocha), es decir; el envoltorio, está fenomenal. Pero lo verdaderamente impresionante, es el regalo que envuelve. La colección.

Como allí te puedes pasar más de un mes, tuve que elegir otra vez. Me fuí a la segunda planta. Al  Guenica de Picasso. Obra maestra de brutal horror y dolor. También a su Dama de Azul. Y terminé en un baño, casi divino, de Mirós, Dalís y Tapiés. Entre otros.

Luego a la cuarta. Exposición temporal: Basilea. Genial, sin matices. Con obras impresionantes de Marc Chagall: Autoretrato, Judío en verde. Etc.

Luego paseito hasta Serrano. Otro baño: cosmopolita y de glamour. Y otro paseito hasta Cibeles. Para charlar un rato con ella. Estaba preciosa. En sus ojos había anidado la primavera.

La fotografié. Siendo ella la Princesa de un edificio de correos, convertido en su Palacio.

Y un trecho más hasta la Puerta de Alcalá. Me pidió que le cambiara su traje de invierno. Le vestí uno en rosa. Se quedó muy contenta.

Yo también mi queridísima Madrid. Pronto volveré.

4 comentarios sobre “Madrid en primavera”

  1. La verdad que Madrid ofrece una muestra cultural muy interesante. A parte de los Museos, el callejear por sus distintas zonas cargadas de historia me parece apasionante. Visitar Madrid, en cualquier época del año, es un decubrimiento, pero en primavera resulta especial.

    1. Buenas tardes Soraya, y gracias por la visita.
      Totalmente de acuerdo contigo. Madrid siempre ofrece. Siempre descubres. Y en primavera está preciosa. Espero volver a leerte por aquí. Cristina.

  2. Irrechazable oferta cultural la que propone Madrid, el arte nos regala el disfrute de la sensibilidad. Adentrándonos en sus museos conocemos mejor otras culturas y otras épocas y rescatamos del olvido aquellos momentos en los que estudíabamos los pintores de otros siglos…una bella excusa para dejarse atrapar por los tesoros de la capital…muy buena propuesta!!!

    1. Bienvenida Marta y muchas gracias por tu comentario.
      Coincido plenamente con tu análisis.
      La cultura siempre es interesante y enriquecedora.
      Y Madrid la tiene a raudales.
      Un beso y hasta pronto.
      Cristina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *