Inside

13562063_1104852309558206_795087137_n

Los fluorescentes permanecían encendidos día y noche.

Alumbrando las mesas siempre ocupadas.

Parecía que fuese aquel su hogar.

Su único y errado hogar.

Hoy la preciosa tarde, harta de ser ninguneada, aporreó con fuerza la fachada de cristal.

Y se acompañó con trozos de cielo y unas cuantas nubes voluntarias.

Pero nadie les vio ni les oyó.

Tan hechizados como estaban.

Tan sumergidos y entregados, a las maléficas pantallas de su ordenador.

Cristina.


 

Los libros son para el verano.

Te recomiendo mi novela ” Desde La Red”.

Viajes, Amor y Redes.

Puedes descargarla desde Amazon o iTunes.

Te entretendrá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *