Daily Love

 

12104957_1716862338549877_1759330930_n

LLegaba cansado, pero la recibía con una sonrisa.

Hambriento. Mas su mirada no se perdía en el plato, buscaba sus ojos.

Y nunca se dormía sin antes escucharla. Para que no se sintiera sola.

Era su ramo de rosas, cada día.

Porque la amaba.

C.M.

2 comentarios sobre “Daily Love”

  1. Su fruto encarnado insolente despunta al cielo reclamando atención. El acebo despierta a la naturaleza muerta invernal con el rojo pasional que adorna sus ramas… Bienvenido un año más, ya asoma curiosa la Navidad..Gracias Cristina por esta preciosa foto y un bellísimo poema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *