Amanecer

12930722_697004643771371_2027928190_n

Amanecer despierta, ventana abierta.

Eso era lo que Eloísa decía en voz alta cada mañana al llegar al pabellón.

A cualquiera, aquel montón de chapa y bloques prefabricados, en medio de un páramo donde las cabras no se sabe qué pastaban; le hubiera parecido un horror.

Y más horror si cabe, era el olor que fétido e incansable emanaba de la planta de tratamiento de aguas ¡ cuánto calor!

Pero para ella, todo era un regalo. Un castillo y una piscina.

Cualquier cosa sería un mérito de Dios. Una excusa para el agradecimiento.

Una maravilla, seleccionar los pimientos, que por montones y  en camiones, le dejaban sobre la cinta transportadora.

Atrás había dejado el hambre, y la sed. La dura travesía. El horror del burdel. En otro pabellón, a las afueras de El Ejido. De donde tras ser abusada, golpeada, y esclava; fue liberada.

Allí no había ventana.

No a la violencia de género.

 

Cristina Maruri.

 

 

 

Cantabrico Sea, Spain

12446310_1787353644832095_520700308_n

No sé si quiero

tal vez querré

Sé que te quise

Cuánto te amé.

No hubo prado, monte, ola o arena

en el que no te encontrara

en el que tú no estuvieras.

Me llenaste el alma y la vida.

La más bella y grande de las lunas.

Cada día nueva.

——————————————————–

Te invito a leer mi novela “Desde La Red”

Puedes descargarla de Amazon o iTunes.

Gracias.

Cristina.

 

 

Desde Santurce a Bilbao

12950324_703680436401492_197387249_n

Quién fuera velero

para navegar por el mundo entero.

Evitando anclas, saludando al viento

sentir los abrazos de un puerto.

En cualquier momento.

Quién fuera velero

compartir con las olas

la fuerza de los sentimientos.

Quién fuera velero

gastar la vida aprendiendo

el nombre de cada una de las estrellas

que iluminan nuestro firmamento.

————————————————-

Si te gusta leer, te invito a mi novela.

” Desde La Red” disponible en Amazon e iTunes.

Un abrazo.

Cristina.